HOMEOPATIA DE WWW.INTERHIPER.COM 

Este curso de Homeopatía, ha sido creado íntegramente y es periódicamente actualizado por el

Dr. José Luis Sambeat Vicién

(Madrid - España) Teléfono 91 441 19 24

PRESENTACIÓN

 

¿HAY QUE CREER EN LA HOMEOPATÍA?

 

Cuando se trata de hablar de Homeopatía en y/o para los ambientes de la Medicina Tradicional o Académica es imposible que no surja la polémica.

Todos los que no hemos formado en las enseñanzas ortodoxas de la Medicina debemos, cuando menos, cuestionar racionalmente las bases de la teoría Homeopática; no es una medicina "científica" que se pueda cuantificar experimentalmente. Hasta aquí de acuerdo, pero ésto es precisamente lo que los Médicos academicistas no hacemos, cuestionarla, simplemente nos hemos limitado a rechazarla de plano (en la mayoría de los casos sin conocer sus bases y funcionamiento) porque se alejaba de lo académicamente correcto e impuesto.

Yo soy Licenciado en Medicina, y recibí, al igual que todos mis colegas, las enseñanzas oficiales de la Carrera de Medicina y al igual que ellos, salí de la Facultad con el prejuicio de que todas las "Medicinas alternativas" no eran sino charlatanería y curanderismo esotérico, útiles para personas ignorantes y crédulas que estaban dispuestas a ser engañadas.

También yo torcía el rictus de mi boca y esbozaba una sonrisa irónica cuando alguien me hablaba de otras técnicas de curación diferentes a las establecidas. También yo pronunciaba la consabida frase de "Eso no sirve para nada" y "Te están engañando", por supuesto sin saber de lo que hablaba, pero convencido de que tenía la razón.

Ahora practico la Homeopatía, ¿Qué me ha pasado desde entonces hasta ahora para sufrir un cambio tan radical en mis planteamientos?

Cuando acabé mi carrera universitaria de Medicina en 1984, abandoné la Facultad sin ni siquiera haber oído hablar de esa palabra "Homeopatía". Por aquel entonces los profesionales que la practicaban en España eran escasos y por lo tanto también su difusión. La primera vez que alguien me habló de ella fue en 1987. En mi primer trabajo coincidí con un ATS (Ayudante Técnico Sanitario) con el que congenié. Hablábamos de muchos temás y en una ocasión me comentó que había realizado unos seminarios de Medicinas alternativas y me describió algunas de las técnicas que se empleaban. Entre ellas me mencionó una que se basaba en la obtención de resultados terapéuticos con la administración de venenos en dosis muy pequeñas a las personas que padecían una enfermedad que cursara con los mismos síntomas que producía dicho veneno en dosis ya tóxicas (complicado) -"Una especie de vacunas vegetales"- puntualizó. Aquello se me olvidó y ya no volvimos a hablar de ese tema.

Pasadas unas semanas, y mientras rebuscaba en las estanterías de una Librería Médica, me topé con un pequeño librillo de apenas 40 paginas cuyo título era "¿Qué es la Homeopatía?". Lo compré y aquella misma noche lo leí. Relataba como fue inventada por un médico alemán del siglo XVII. Vinculaba sus técnicas con la Medicina Hipocrática de la Antigua Grecia y no sé que relación encontraba con Paracelso. Lo que ahí se exponía se me antojó más Alquimia Medieval que Medicina. Definitivamente su lectura confirmó mis creencias aquella técnica no servía, era completamente imposible que eso pudiera curar; y además arremetía contra la Medicina Alopática (Oficial) que yo practicaba. La homeopatía -que nunca me había interesado- había dejado de interesarme.

Al año siguiente me apunté a realizar un seminario que versaba sobre una técnica que se estaba empleando en el tratamiento de la artrosis y de la medicina estética, la Mesoterapia. Uno de los patrocinadores de aquel encuentro era un laboratorio Homeopático Alemán que repartió entre todos los asistentes su Vademécum de remedios homeopáticos. Terminado el seminario guardé aquel libro en un cajón de mi consulta (no existe ningun libro que merezca ser tirado) y allí lo olvidé.

Una tarde se presentó en mi despacho, una chica joven de 19 años, su problema era un acné evidente que le afeaba la cara. Me relató que había acudido a varios especialistas dermatólogos durante años y que ninguno de ellos le había resuelto la patología. Finalmente cansada de la inoperancia de la Medicina convencional decidió acudir a un Medico naturista. Alguien, por error, le apuntó que yo practicaba la Medicina Natural, y allí estaba ella con su problema y yo con el mío. Tras realizar una historia clínica habitual entresaqué que los granos se exacerbaban durante la menstruación, que por otro lado aparecían en ciclos de duración irregular. Hasta ahí bien, pero ¿Y ahora... qué? Ella demandaba una terapia natural que yo no estaba en condiciones de ofrecer. Providencialmente recordé el Vademécum Homeopático. Lo rescate del cajón del olvido y estudié los remedios Homeopáticos para su mal. Curiosamente aparecía acné con la especificidad de alteraciones menstruales acompañantes. Le extendí una receta con el remedio, apuntando en ella la posología que debía aplicar - 2 inyecciones intramusculares a la semana -. La volví a citar para cuatro semanas después y no le cobré la visita, pues esta prescripción había sido una forma sutil de quitármela de encima sabiendo que con el tratamiento no obtendría ningún resultado y que por supuesto al mes ni aparecería.

Pero apareció y además contentísima. Los granos habían desaparecido completamente. Mi asombro fue tal que desconozco si conseguí disimularlo. La examiné; efectivamente la piel lucía sensiblemente mejor. Le prescribí que continuase con la misma pauta terapéutica durante dos meses más y que volviese transcurrido dicho periodo. Esta vez, si le cobré mis honorarios.

A los dos meses volvió y en esta ocasión no solamente continuaba impecable de su problema de acné sino que las menstruaciones acaecidas durante ese periodo habían aparecido de forma regular. El único tratamiento que había seguido durante los tres meses fue el homeopático.

Desde entonces comencé a estudiar la Homeopatía y a emplearla en mi Consulta. He tratado muchas patologías con esta técnica. Casi todos los casos lo han sido de pacientes que tras probar los recursos de la Medicina Académica sin obtener resultados satisfactorios, han optado por recurrir a otros métodos. He conseguido muchas curaciones y he paliado los síntomás de muchas enfermedades que condicionaban la vida de estas personas.

Actualmente tengo dos hijos, de 5 y 3 años respectivamente. En los primeros dos años del mayor aun no dominaba lo suficiente la técnica Homeopática, por lo que cuando él enfermaba usaba los remedios típicos de la Medicina Tradicional. Le administraba antibióticos ante el primer síntoma de infección respiratoria y antitérmicos nada más asomásen las primeras décimas de fiebre. Con estas medidas terapéuticas conseguía controlar el comienzo agudo de la enfermedad y solamente permanecían la tos y algunas flemás durante el resto del invierno, con algún periodo de agudización que volvía a tratar con los mismos remedios.

Al empezar a usar la homeopatía dejé de administrarle antibióticos y antitérmicos y empecé con los remedios homeopáticos y curiosamente tras vencer los síntomás agudos la tos y las flemás también desaparecieron durante todo el invierno. El resto de niños amigos suyos generalmente continuaban con ellos y cada periodo invernal estos síntomás son más evidentes y de mayor grado.

A mi hijo pequeño (el de 3 años) jamás le he recetado ni un antibiótico, ni un antitérmico. Pasa sus catarros tratado únicamente con homeopatía; le duran dos días y no le queda absolutamente ninguna secuela. Siempre esta más sano que sus compañeros de la guardería.

A pesar de todo esto, continuo sin creer en la Homeopatía. Me explicaré. Por supuesto que si que creo en los remedios homeopáticos que he usado en pacientes o en mi mismo y en los que he podido comprobar eficacia terapéutica. Pero cuando receto una sustancia Homeopática que aun no he utilizado no dejo de recelar de sus efectos hasta que el paciente regresa a consulta y me comenta su mejoría. Continuo con esa incredulidad académica que me hace desconfiar de todo lo que no sea científico. Y la homeopatía todavía no es científica, por que los postulados y los baremos de medición que hoy maneja la ciencia todavía no son capaces de medir y cuantificar por qué funciona. Luego yo no puedo creer en ella. Pero la seguiré recetando a mis pacientes, usándola con mi familia y en mi mismo, porque funciona.

Pero también me gustaría afirmar, en contra de lo que muchos homeópatas y naturalistas defienden, que sigo teniendo en mi casa y en mi consulta antibióticos, corticoides, y demás medicamentos convencionales. Mi misión es curar a mis pacientes y utilizar todos los medios que conozca para conseguirlo. Por supuesto lo intentaré primero con los menos agresivos y con los que disfruten de menos efectos secundarios; pero si con estos no lo consigo, echaré mano de los métodos más tradicionales, aunque estén plagados de efectos secundarios, si con eso logro evitar algún riesgo en la salud y la vida de una persona.

Para acabar me gustaría relatar una anécdota que me sucedió en la consulta con una paciente y que, según creo, demuestra todo aquello que no debe ser un Médico.

Cierto día llegó a mi consulta una paciente nueva. Como con todos, procedí a hacerle la pertinente historia clínica. En el apartado de Antecedentes personales le interrogué sobre las enfermedades importantes que ella había padecido; la conversación fue más o menos así:

Tras pensarlo algunos días decidí intentar otras técnicas de curación (Macrobiótica, fitoterapia, reiki...) que estuve realizando durante 6 meses, al cabo de los cuales regresé a la consulta. Me hizo unas pruebas y el cáncer que él había diagnosticado había desaparecido.

Según creo yo un científico es aquella persona que ante una evidencia clara de algún hecho que escapa a su compresión comienza una investigación para llegar a esclarecerlo y a entenderlo.

Me gustaría rogar a mis colegas médicos que sean un poco científicos y simplemente se planteen las preguntas.

< Inicio de Interhiper Medicina >

Acupuntura -- Homeopatía -- Homotoxicología --Fitoterapia -- Medicina interna -- Tratamientos de enfermedades -- Noticias -- Productos y servicios -- Preguntas

< Índice Homeopatía  >

medicina@interhiper.com

Copyright:© Interhiper 2.002